Descubren el huevo fósil más grande de la era de los dinosaurios

2 meses ago
Pedro Mendoza
49

Hasta ahora. Un nuevo estudio llevado a cabo por científicos del Museo Americano de Historia Natural ha descubierto en la Antártida el primer huevo fósil de dinosaurio del tamaño de una pelota de fútbol desinflada -o una enorme patata arrugada- que ha sido apodado “The Thing” (La Cosa); y no tiene una cáscara dura.

Los expertosestiman que tiene unos 68 millones de años, una fecha cercana al evento de extinción de la mayor parte de dinosaurios a causa de un meteorito de unos 10 kilómetros de diámetro (hace 66 millones de años durante el Cretácico).

Un hallazgo bastante insólito

Su tamaño es asombroso: mide 28 x 7 centímetros; es el huevo de cáscara blanda más grande jamás descubierto. Supera con creces los límites de hasta qué tamaño podían llegar a crecer los huevos de cáscara blanda, según los científicos.

Además de su tamaño, el fósil es significativo porque los científicos creen que fue puesto por un reptil marino gigante extinto, un descubrimiento que desafía el pensamiento predominante de que tales criaturas no pusieron huevos.

“Es de un animal del tamaño de un dinosaurio grande, pero es completamente diferente a un huevo de dinosaurio”, comentó Lucas Legendre, investigador postdoctoral en la Facultad de Geociencias Jackson de la Universidad de Texas Austin, y líder del estudio que publica la revista Nature. “Es muy similar a los huevos de lagartos y serpientes, pero de un pariente verdaderamente gigante de estos animales”.

¿Que animal puso un huevo tan enorme?

El fósil del huevo no cuenta con un esqueleto dentro para confirmar la especie, pero el análisis de las secciones de los restos reveló “una estructura en capas similar a una membrana blanda y una capa externa dura mucho más delgada, lo que sugiere que tenía una cubierta blanda. Esto también fue confirmado por análisis químicos, que mostraron que la cáscara del huevo es distinta del sedimento a su alrededor, y originalmente era un tejido vivo”, explican los autores.

Según los expertos, el huevo no pertenecía a un dinosaurio, pues los que vivían en la Antártida en ese momento eran demasiado pequeños para haber concebido un huevo de tal magnitud. En cambio, creen que proviene de una especie de reptil, posiblemente un grupo conocido como mosasaurios, que eran comunes en la región. Para reforzar esta teoría, el huevo fue encontrado en un sitio donde se han encontrado esqueletos de bebés mosasaurios y otros reptiles marinos llamados plesiosaurios.

“Muchos autores han planteado la hipótesis de que este era un tipo de vivero con aguas poco profundas protegidas, un entorno de ensenada donde los jóvenes habrían tenido un entorno tranquilo para crecer”, señalan los expertos.

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Usamos cookies en nuestro sitio web para brindarle la experiencia más relevante recordando sus preferencias y visitas repetidas. Al hacer clic en "Aceptar", acepta el uso de TODAS las cookies.

A %d blogueros les gusta esto: