Descubren una de las mayores reservas de agua dulce del planeta y está en EEUU

Se trata de un acuífero submarino en el noreste de los Estados Unidos y que estiman puede ocupar más de 15,000 millas cuadradas. Eso la convertiría en la mayor formación de su tipo conocida hasta el momento.

En un nuevo estudio del subsuelo marino de la costa noreste de EEUU, geólogos de la Universidad de Columbia hicieron un gran descubrimiento: un acuífero gigantesco de agua relativamente fresca, atrapada entre sedimentos porosos que se encuentran debajo del mar, en el Océano Atlántico.

Según los investigadores, el hallazgo, que fue publicado en la revista Scientific Reports, podría ser un recurso de mucha utilidad para las zonas desérticas y semidesérticas del país, así como para otras regiones del mundo que necesitan agua de forma desesperada.

Este acuífero, que se extiende al menos desde la costa de Massachusetts hasta la de Nueva Jersey, a lo largo de unas 55 millas y hasta el borde de la plataforma continental, parece ser el más grande de su tipo que se conozca en todo el planeta, aunque su tamaño real todavía estea siendo definido.

De encontrarse en la superficie, esta reserva de agua dulce cubriría unas 15,000 millas cuadradas (40,000 kilómetros cuadrados), comparable a los más grandes lagos de Norteamérica y más grande que países como Bélgica, Armenia o Israel.

El equipo de investigación utilizó sensores electromagnéticos remolcados detrás de un barco para medir la diferencia de conductividad en el agua. El agua salada es mucho más conductora que el agua dulce por lo que el equipo de investigación estaba buscando áreas de baja conductancia y encontraron bolsas de agua dulce y semi salobre desde Delaware hasta Massachusetts y posiblemente más al norte.

Desde hace varias décadas se sabía que en esa área había reservas de agua dulce pues varias compañías encontraron agua al taladrar en busca de petróleo, pero no se imaginaban que las reservas pudieran tener tal tamaño.

Existe más de una teoría de cómo el agua dulce se depositó bajo el fondo marino, pero todas apuntan a un proceso de miles de años.

Si se lograra extraer el agua de las partes más externas del acuífero, tendría que ser desalinizada para la mayoría de los usos. Aún realizando ese proceso, el costo sería mucho menor que el procesamiento del agua de mar, aseguran los investigadores.

«Probablemente no necesitemos hacer eso en esta región, pero si podemos demostrar que hay grandes acuíferos en otras regiones, eso podría ser un recurso» en lugares como el sur de California, Australia, Medio Oriente o África subsahariana, dijo a Science Daily Kerry Key, coautor del estudio. Añadió que su equipo pretende ampliar la investigación a otras regiones.

scroll to top
A %d blogueros les gusta esto: