El Ártico alcanza temperaturas de récord en el mes de junio

1 mes ago
Pedro Mendoza
63

 

 

El Ártico registra su temperatura más alta. Según el organismo de la ONU para el Cambio Climático (UNFCCC), Verkhoyansk, en Siberia, dentro del Círculo Polar Ártico, alcanzó más de 38°C el sábado, 17°C por encima de la temperatura normal para un 20 de junio. Las elevadas temperaturas en Siberia empiezan a derretir el permafrost.

El meteorólogo escocés Scott Duncan (@ScottDuncanWX) expone los datos en su cuenta de Twitter, y explica que esto no solo está ocurriendo solo al norte de Rusia, sino en todo el Círculo Polar Ártico: “Vamos a Canadá y echemos un vistazo. Las temperaturas superiores a 30°C se extienden al norte de la línea del Círculo Polar Ártico, al norte de la bahía semi congelada de Hudson. Las islas de Nunavut y los territorios del noroeste se calentarán aún más”.

Estos datos son indicadores de que el calentamiento global se está acelerando, y algunas partes del mundo se están calentando mucho más rápido que otras. La temperatura media en Rusia, de enero a mayo, refleja lo que se esperaba que fuera normal para el año 2100. Estos cambios extremos se deben en parte a los patrones climáticos naturales y al cambio climático causado por el hombre. Los científicos advierten de que la única forma de frenar el impacto del cambio climático es dejar de quemar combustibles fósiles, en lo que la UNFCCC ha denominado “una carrera por la supervivencia”. 

Un futuro negro para el Ártico

Las previsiones para el futuro del Ártico son realmente poco halagüeñas. En abril se hacía público un estudio que pronosticaba que el Ártico se quedará sin hielo durante el verano para el año 2050. Todos los veranos, el hielo del Ártico experimenta un retroceso debido al aumento de las temperaturas propias de la estación cálida. Pero hacia mitad del siglo, los expertos calculan que en verano dejará de haber hielo en el Ártico, con las catastróficas consecuencias que esto conlleva. El deshielo puede provocar destrucción de ecosistemas, extinción de especies que dependen del hielo, el aumento del nivel del mar (que podría comprometer la habitabilidad de muchas ciudades costeras y poner, a su vez, en riesgo sus ecosistemas) y la bajada de la salinidad en el agua por el deshielo de agua dulce, que también afectará notablemente a los ecosistemas marinos.

A %d blogueros les gusta esto: