Microplásticos invaden el planeta… ¡hasta en la lluvia y la nieve!

microplastos.jpg

Los microplásticos, los cuales se encuentran en los océanos, animales y el agua que bebemos, prevalecen en la lluvia y en la nieve desde los Alpes hasta el Ártico, viajando en el aire y contaminando incluso partes del planeta que se creían libres de polución, afirmaron especialistas.

El medio ambiente adolece el desecho de millones de toneladas de plástico que se descomponen en mínimas partículas y fibras que, con menos de cinco milímetros, no se biodegradan, los conocidos microplásticos, que están dañando todos los rincones de la Tierra.

Especialistas del Servicio Geológico de Estados Unidos realizaron un análisis de agua de lluvia en las Montañas Rocosas, en el estado de Colorado, y encontraron micropartículas de plástico multicolor en un 90 por ciento de las muestras que recolectaron tanto de asentamientos humanos como de lugares remotos.

Indicaron que el descubrimiento de fibras y fragmentos multicolores fue accidental, ya que esperaban ver principalmente tierra y partículas minerales, aunque no deja de ser un hecho preocupante que demuestra que la contaminación microplástica se encuentra más allá de las áreas urbanas, “está en la lluvia, está en la nieve”.

Al respecto, expertos del Instituto Alfred Wegener de Alemania dieron a conocer la detección de microplásticos en la nieve del Ártico y sugirieron que se desplazan por el aire y se diseminan a través de la lluvia y la nieve.

Sin tener claridad sobre su procedencia, consideran que los microplásticos son empujados por el viento y luego transportados por medio de la atmósfera, de la cual salen a través de las precipitaciones y con la nieve.

 

 

Rusia desarrolla tecnología para hacer “invisibles” los satélites

satelite.jpg

La corporación espacial rusa Roscosmos patentó una tecnología de camuflaje que hace ‘invisible’ un satélite para las observaciones ópticas, según se desprende de la base de datos del Servicio Federal de Propiedad Intelectual.

El método consiste en recubrir un satélite con una especie de film alveolar, o plástico de burbujas que dispersa la luz, lo que reducirá 10 o más veces la visibilidad del objeto desde la Tierra.

 

Esta tecnología sería aplicable a vehículos espaciales colocados en órbitas a partir de 10.000 o 20.000 kilómetros de altura, donde las herramientas de vigilancia basadas en radar pierden eficacia y por eso se utilizan observaciones ópticas.

Para obtener imágenes detalladas de un aparato espacial y, en consecuencia, identificar sus objetivos y condición técnica, se utilizan observatorios especializados.

En Rusia, uno de estos telescopios es el Centro Titov de Óptica Láser situado en el macizo de Altái, en el sur de Siberia, que permite realizar observaciones de los alrededores de la Tierra en distintos rangos de longitud de onda, desde el ultravioleta hasta el infrarrojo.

En el rango óptico las herramientas disponibles permiten obtener imágenes de objetos celestes de más de 20 centímetros en alturas de entre 150 y 36.000 kilómetros.

Según Iván Moiséev, director del Instituto de Política Espacial, el camuflaje para satélites podría utilizarse con fines militares.

En declaraciones a Sputnik, el experto recordó que en los años 1990 Estados Unidos estaba desarrollando un programa para proteger y camuflar los satélites, aunque se desconoce si este llegó a buen término.

Las imágenes obtenidas en los rangos óptico y de radar permiten determinar si un satélite se desplaza en la órbita y hacia dónde lo hace, señala Moiséev, pero al hacerlo ‘invisible’ sus maniobras también lo serán.

 

7 trabajos en peligro de extinción por la tecnología

robots.jpg

Estos son los 7 trabajos que se encuentran en peligro de extinción por los avances tecnológicos relacionados con la demanda del papel según el listado de bolsas de empleo

La robotización y la inteligencia artificial nos han ayudado a facilitarnos muchas cosas y a mejorar áreas como la de salud, estilo de vida e incluso en el trabajo. Pero ¿te has puesto a pensar en el momento en que la tecnología sea mejor que nosotros que hasta nos supla en nuestros oficios?

El sitio especializado iProUp se hizo esa pregunta y presentó un listado de los empleos que desaparecerán gracias al avance tecnológico.

Los trabajos que cambiarían a su remplazo tecnológico más pronto que otros son los siguientes:

Puesto                                                                                Reemplazo

Mecánicos                                                                          Nuevas formas de movilidad

Cajeros de bancos y supermercados                                 Terminales de autoservicio y cajas de autocobro

Call Centers                                                                        Chatbots

Administrativos contables                                                   Software de gestión

Recepcionistas                                                                   Robots

Jefes de inventario                                                             Robotización de productos

Choferes de transporte público                                          Conducción autónoma

 Pero no todo está perdido, según esta investigación, las áreas de Recursos Humanos tendrán que reforzarse para tareas de innovación. Así que a lo que hay que darle más es a la creatividad.

 

 

scroll to top