La catastrófica erupción que cambió la vida de la civilización maya

3 semanas ago
Pedro Mendoza
179

Hace casi 1.590 años, en el año 431 d.C., la civilización maya fue sacudida por la violenta erupción del volcán Ilopango, situado en donde actualmente está El Salvador.

Según un nuevo estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), la erupción, que ahora logró ser datada con precisión, arrasó con todo en un radio de 40 kilómetros alrededor del volcán.

Gracias al estudio de los depósitos de cenizas conocidos como Tierra Blanca Joven (TBJ) presentes en gran parte del país centroamericano, hasta ahora se sabía que una gran erupción volcánica había sucedido en la región, pero se desconocía la fecha exacta.

¿Cómo se hizo este estudio?

Los investigadores analizaron un testigo de hielo extraído en Groenlandia y restos vegetales encontrados en los depósitos de cenizas generados por la erupción.

Según el trabajo, la erupción ocurrió en el año 431 d.C., con un margen de error de dos años. El estudio de los testigos de hielo reveló también que las temperaturas globales cayeron alrededor de medio grado después de la erupción.

“Estudiamos el testigo de hielo de Groenlandia y en él encontramos e identificamos pequeños fragmentos de vidrio que provenían de la erupción del Ilopango”, explicaron los expertos.

Según detalla el estudio, y gracias a la utilización de un modelo 3D de dispersión de cenizas, la columna eruptiva alcanzó los 45 kilómetros de altura y las cenizas viajaron más de 7.000 km, hasta Groenlandia.

“Más de 2 millones de kilómetros cuadrados de América Central quedaron cubiertos por una capa de cenizas volcánicas de al menos medio centímetro de grosor y el cielo se habría oscurecido en esta región durante al menos una semana”, detalló Victoria Smith, la principal autora del estudio.

¿Qué efectos tuvo la erupción?

Según Smith, “la erupción habría acabado con todos los seres vivos en un radio de 40 kilómetros y habría provocado la despoblación durante años o décadas de las cercanías del foco eruptivo”. Sin embargo, la erupción no tuvo un impacto tan marcado y directo para los mayas que habitaban en otras zonas.

Hasta ahora se pensaba que la erupción del Ilopango había sido la responsable de una década anormalmente fría en el hemisferio norte alrededor del año 540 d.C., pero el trabajo publicado ahora muestra que esta fecha está en desacuerdo con las evidencias arqueológicas (producción de cerámica) que sugieren que esta anomalía se habría producido en un momento cercano al comienzo del período Clásico Temprano de la cultura Maya (anterior al 450 d.C).

La caldera del Ilopango, que alberga en la actualidad un apacible lago en su interior, está situada a unos 10 kilómetros de San Salvador, la capital El Salvador, y forma parte del Arco Volcánico de El Salvador que, con un total de 21 volcanes activos, es uno de los segmentos más activos del Arco Volcánico de América Central.

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Usamos cookies en nuestro sitio web para brindarle la experiencia más relevante recordando sus preferencias y visitas repetidas. Al hacer clic en "Aceptar", acepta el uso de TODAS las cookies.

A %d blogueros les gusta esto: