Los insectos más peligrosos del mundo

1 mes ago
Pedro Mendoza
50

 

En los últimos años, se han publicado varios estudios que muestran una disminución dramática en el número de insectos a lo largo del tiempo. El más destacado, de las reservas naturales en Alemania occidental publicado en 2017, sugirió una disminución notable de la biomasa de insectos voladores (> 75% de disminución en 27 años).

En 2020, un equipo internacional de científicos colaboró para recopilar datos de 166 encuestas a largo plazo realizadas en 1676 sitios en todo el mundo, entre 1925 y 2018, para investigar las tendencias en la abundancia de insectos (número de individuos, no especies). El análisis reveló una gran variación en las tendencias, incluso entre sitios cercanos. Por ejemplo, en países donde se han realizado muchos estudios de insectos, como Alemania, Reino Unido o los Estados Unidos, algunos lugares experimentaron descensos, mientras que otros muy cercanos no indicaron cambios, o incluso aumentaron. Sin embargo, cuando se combinaron todas las tendencias en todo el mundo, los investigadores pudieron estimar cómo la abundancia total de insectos estaba cambiando en promedio a lo largo del tiempo. Descubrieron que para los insectos terrestres (insectos que pasan toda su vida en la tierra, como mariposas, saltamontes y hormigas), hubo una disminución promedio de 0,92% por año.

Los insectos están desapareciendo silenciosamente

“Un 0,92% puede no parecer mucho, pero en realidad significa un 24% menos de insectos en 30 años y un 50% menos en 75 años y no nos damos cuenta de un año a otro”, explica el investigador Roel van Klink de la Universidad de Leipzig.

Para este trabajo, los expertos también analizaron datos de muchos de estos hábitats ocultos. Esto demostró que, en promedio, hay menos insectos viviendo en la hierba y en el suelo hoy que en el pasado, de forma similar a los insectos voladores. Por el contrario, el número de insectos que viven en las copas de los árboles, en promedio, se ha mantenido prácticamente sin cambios.

Aunque los científicos no han podido decir con certeza por qué se están dando estas tendencias tanto negativas como positivas, pudieron señalar algunas posibilidades. Lo que es más importante, descubrieron que la destrucción de los hábitats naturales, particularmente a través de la urbanización, está asociada con la disminución de los insectos terrestres. Otros informes, como la Evaluación Global de IPBES, también señalaron que el cambio en el uso de la tierra y la destrucción del hábitat son una causa principal del cambio global en la biodiversidad.

Mosca tsé-tsé

Las moscas tsé-tsé viven en el centro de África continental, particularmente cerca del desierto del Sahara y existen desde hace al menos 34 millones de años. Son las causantes de la enfermedad del sueño, una infección parasitaria que afecta tanto a hombres como animales (nagana) debido a una sustancia química llamada tripanosoma que causa esta enfermedad. Cuando pica a un humano, sus síntomas incluyen dolores de cabeza, picazón y dolor en las articulaciones, que progresa a confusión, entumecimiento y problemas para dormir. Afecta al sistema nervioso de la víctima y su picadura puede derivar en un coma.

Avispón asiático gigante

El avispón asiático gigante es un insecto muy corpulento (5 cm de largo y una envergadura alar de 7,5 cm) y posee un potente veneno capaz de disolver los tejidos. Es muy agresiva y puede causar la muerte de las víctimas a las que ataca, incluyendo un ser humano. La mayoría de estos avispones habitan en las zonas rurales de Japón. Solo ataca a los humanos cuando se siente amenazado. Sin embargo, su veneno ataca el sistema nervioso y es capaz de matar a un humano con alergia con una sola picadura y a otro sin ella con varias.

Hormigas siafu

Las hormigas siafu u hormigas conductoras son las especies de hormigas más grandes del mundo. Se mueven en columnas y su comportamiento es muy parecido al de un ejército tremendamente coordinado. Su letalidad proviene de sus afiladas mandíbulas, cuya fuerte mordedura deja dos heridas punzantes que, aunque no son capaces de matar a un humano, un grupo de ellas sí que es capaz de matar o inmovilizar con facilidad a animales de pequeño tamaño.

A %d blogueros les gusta esto: