NASA enviará misión a luna de Saturno para estudiar señales de posible vida

1 semana ago
Pedro Mendoza
155

La existencia de vida extraterrestre es uno de los más grandes dilemas de la comunidad científica desde hace décadas, y la luna Encélado de Saturno ha dado posibles señales de vida y la NASA ha presentado un proyecto de misión que puede funcionar como orbitador y modulo de aterrizaje y respondería a la búsqueda de vida extraterrestre albergada por el satélite vecino.

La nave espacial Cassini de la NASA dejó un legado de descubrimientos cuando terminó su misión de 13 años a Saturno en 2017. Uno de los mayores hallazgos: la luna helada Encelado tiene un océano subterráneo que descarga agua al espacio.

Las fisuras cortadas en el polo sur tienen temperaturas lo suficientemente cálidas como para sugerir que el núcleo de la luna está calentando el océano. En la Tierra, lugares similares llamados respiraderos hidrotermales son puntos críticos para la vida.

Hallan gas de origen biológico en el planeta vecino Científicos e ingenieros del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins en Maryland quieren investigar esta luna in situ y han presentado su proyecto de misión Orbilander.

Con un presupuesto estimado en 2 mil 500 millones de dólares, Orbilander es un concepto de misión insignia que se está estudiando para la próxima encuesta decenal de ciencia planetaria, un informe elaborado por la comunidad que se produce cada 10 años para orientar las prioridades de la misión de la NASA.

¿Cómo se buscará vida extraterrestre?

Orbilander comenzaría orbitando Encelado durante aproximadamente 200 días, una tarea nada sencilla con el campo de gravedad gigante de Saturno al lado.

El equipo planea confiar en las maniobras de mantenimiento de la estación desarrolladas para otras misiones y elegir trayectorias orbitales que equilibren la salud de la nave espacial con el retorno científico.

A pesar de su brillante aparición en las imágenes de Cassini, las plumas de Encelado no son muy densas: Orbilander volará a través de algo más parecido a una nube que a un rociador de jardín.

Las partículas de las plumas se canalizarán hacia los instrumentos científicos a altas velocidades a medida que la nave espacial avanza, lo que requiere que el equipo idee formas de desacelerarlas suavemente para que no se pulvericen.

Gran parte del tiempo en órbita se dedicará a buscar el lugar adecuado para aterrizar. A pesar de la extensa vigilancia de Cassini de Saturno y sus lunas, no hay suficientes datos topográficos de alta resolución disponibles para el polo sur de Encelado.

Una vez que se encuentra una ubicación, Orbilander se pondría de lado y se convertiría en un módulo de aterrizaje.

Descendería usando una navegación relativa al terreno similar a la que usará OSIRIS-REx para capturar una muestra del asteroide Bennu, y lo que usará la misión Dragonfly a la luna Titán de Saturno para volar alrededor de la superficie. Dos fuentes de energía nuclear mantendrán a Orbilander en funcionamiento durante un año y medio.

Orbilander se basaría en un conjunto complejo de instrumentos para determinar si el agua de Encelado tiene una mezcla de sustancias químicas propicias para la vida tal como la conocemos, y buscaría aminoácidos, lípidos y células.

Los instrumentos incluyen espectrómetros de masas para pesar y analizar moléculas, un sismómetro, un microscopio y un secuenciador de ADN. Para la percepción remota, la nave espacial tendría cámaras, sondas de radar y un altímetro láser.

Se obtendrían respuestas hasta 2050

A diferencia de la mayoría de las otras lunas con océanos subsuperficiales, los géiseres de Encelado ofrecen una oportunidad única para tomar muestras del agua sin tener que perforar la superficie.

Orbilander no solo accederá a las columnas volando a través de ellas en órbita, sino que también capturará el material de las columnas que caen a la superficie después de que la nave aterrice.

Si es respaldado en la próxima encuesta decenal y seleccionado por la NASA para su desarrollo, Orbilander no se lanzaría hasta 2038 y llegaría a Encélado hasta al menos 2050, cuando el polo sur de Encélado esté a la luz del sol.

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Usamos cookies en nuestro sitio web para brindarle la experiencia más relevante recordando sus preferencias y visitas repetidas. Al hacer clic en "Aceptar", acepta el uso de TODAS las cookies.

A %d blogueros les gusta esto: