Tecnologías para salvar al rinoceronte blanco del norte

2 meses ago
Pedro Mendoza
93

El rinoceronte blanco del norte se encuentra en peligro crítico de extinción desde hace algunos años, sobreviviendo solo unos pocos ejemplares en el mundo.

En marzo de 2018 moría Sudan, el último macho, empañando el futuro de la especie, dejando a solo dos hembras como única población.

No obstante, había un halo de esperanza: el esperma de Sudan había sido congelado, con la esperanza de poder utilizar algún día sofisticadas técnicas de fertilización para asegurar su supervivencia. Esta especie sucumbió a costa de la caza furtiva; ahora, podría depender de un laboratorio.

Meses más tarde de la desaparición de Sudan, los científicos ya trabajaban en la elaboración de embriones viables. La misión consistía en recoger ovocitos de las dos hembras que aún sobreviven y combinarlas con el esperma de Sudan, que era el padre de estas. La endogamia puede ser un problema para que la cría prospere.

Aquí es donde la biotecnología entra en juego. Gracias a la utilización de células madre pluripotentes, que pueden convertirse en cualquier tejido de un organismo, existen 12 líneas celulares congeladas de rinocerontes blancos del norte, seis de las cuales son genéticamente distintas. Esto es clave para evitar la mencionada endogamia y la viabilidad del embrión.

Embriones de rinoceronte blanco del norte implantados en hembras de otras subespecies

los científicos pusieron en marcha un plan B: el objetivo se centraba implantación en rinocerontes blancos sureños femeninos o rinocerontes blancos híbridos del norte al sur, de los que quedan aún 20 000 ejemplares.

Según este plan, los rinocerontes híbridos que nazcan de esta FIV podrían ser, en el futuro, madres más compatibles para un posible embrión de rinoceronte blanco del norte, ya que compartirán más ADN con las crías.

No obstante, este proceso tiene un punto débil: es lento. Se necesitarán varias generaciones para poder recuperar la población de rinoceronte blanco del norte puro.

Desde que comenzó el proceso de recolección de ovocitos de las hembras, este material genético está siendo trasladados desde Kenia al Laboratorio Avantea en Italia, para ser inseminados artificialmente con esperma congelado de Sudan.

Hasta ahora se han logrado crear tres embriones. El siguiente paso es seleccionar rinocerontes blancos del sur hembras, otra subespecie de rinoceronte, en la reserva natural de Ol Pejeta, para que sirvan como madres sustitutas.

Perfeccionar las técnicas de fertilización in vitro y mantener con vida a las dos hembras restantes será clave para salvar a esta especie de la desaparición.

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Usamos cookies en nuestro sitio web para brindarle la experiencia más relevante recordando sus preferencias y visitas repetidas. Al hacer clic en "Aceptar", acepta el uso de TODAS las cookies.

A %d blogueros les gusta esto: